Restless

de pensamientos ligeros...
la diversidad, el contraste, lo diferente, lo llamativo, lo que brilla y nos asombra, lo que destaca y se queda grabado en nuestra retina, lo que recordamos pasado un tiempo por el pequeño detalle que marcaba la diferencia. Los colores. 

la diversidad, el contraste, lo diferente, lo llamativo, lo que brilla y nos asombra, lo que destaca y se queda grabado en nuestra retina, lo que recordamos pasado un tiempo por el pequeño detalle que marcaba la diferencia. Los colores. 

A veces la espera se hace eterna, te quedas solo en un río de baldosas grises sin saber a donde ir o como esperar de la mejor manera posible.
Empiezas a incomodarte, a cambiar de postura, a pensar qué gruesa es la linea que separa una baldosa de otra o cuánta mierda hay en el suelo, qué sucios somos o cuántos chicles hay pegados en una misma baldosa.
Realmente pierdes el tiempo esperando, son minutos de vida que desaparecen y que no recuperas, estar quieto no es la opción más recomendable, moverte es una opción, correr es otra y saltar es que la que te lleva a ese lugar que no sabes cómo será pero que si no conoces ahora, jamás lo harás.

A veces la espera se hace eterna, te quedas solo en un río de baldosas grises sin saber a donde ir o como esperar de la mejor manera posible.

Empiezas a incomodarte, a cambiar de postura, a pensar qué gruesa es la linea que separa una baldosa de otra o cuánta mierda hay en el suelo, qué sucios somos o cuántos chicles hay pegados en una misma baldosa.

Realmente pierdes el tiempo esperando, son minutos de vida que desaparecen y que no recuperas, estar quieto no es la opción más recomendable, moverte es una opción, correr es otra y saltar es que la que te lleva a ese lugar que no sabes cómo será pero que si no conoces ahora, jamás lo harás.

¿Cómo una persona tan pequeña puede engrandecerse a tal nivel que no sería capaz de entrar por esa puerta?

¿Cómo una persona tan pequeña puede engrandecerse a tal nivel que no sería capaz de entrar por esa puerta?

Dicen que el movimiento se demuestra andando, pero si estás quieto también puedes observar como el mundo pasa alrededor tuya. 
No existe el movimiento parado.

Dicen que el movimiento se demuestra andando, pero si estás quieto también puedes observar como el mundo pasa alrededor tuya. 

No existe el movimiento parado.

Muchas veces intentamos protegernos, escondernos, cubrirnos e incluso pasar desapercibidos camuflándonos y mimetizándonos con el entorno que nos rodea. Es una hipocresía humana el querer pasar sin pena ni gloria ya que si es así, es como no existieras y por regla general el humano necesita de la aprobación, del apoyo o de la sonrisa para sentirse dentro de un círculo integrado como uno más, rodeado de su gente y de su especie, a veces en peligro de extinción. 
La sombra cobija, pero no se usa para ocultarse.

Muchas veces intentamos protegernos, escondernos, cubrirnos e incluso pasar desapercibidos camuflándonos y mimetizándonos con el entorno que nos rodea. 

Es una hipocresía humana el querer pasar sin pena ni gloria ya que si es así, es como no existieras y por regla general el humano necesita de la aprobación, del apoyo o de la sonrisa para sentirse dentro de un círculo integrado como uno más, rodeado de su gente y de su especie, a veces en peligro de extinción. 

La sombra cobija, pero no se usa para ocultarse.

A veces es molesto, otras veces le agradecemos que esté ahí, en ocasiones nos cansamos de él pero también le pedimos que nunca se vaya. Siempre nos guiamos por su rumbo y siempre nos perdemos cuando él no está. Muchos caen en depresión por no verle cada día y otros se ocultan para que no les vea. Cuando se va todo se vuelve oscuro y solo nos queda un leve reflejo en otro ser que intenta parecerse a él sin lograr con éxito su hazaña. Es cierto que cada vez que lo miras tienes que cerrar los ojos porque no puedes estar más de 3 segundos mirándolo, también es cierto que si estamos mucho tiempo con él acaba quemándonos, pero aún así, sin él, no podríamos vivir.

A veces es molesto, otras veces le agradecemos que esté ahí, en ocasiones nos cansamos de él pero también le pedimos que nunca se vaya. Siempre nos guiamos por su rumbo y siempre nos perdemos cuando él no está. Muchos caen en depresión por no verle cada día y otros se ocultan para que no les vea. Cuando se va todo se vuelve oscuro y solo nos queda un leve reflejo en otro ser que intenta parecerse a él sin lograr con éxito su hazaña. Es cierto que cada vez que lo miras tienes que cerrar los ojos porque no puedes estar más de 3 segundos mirándolo, también es cierto que si estamos mucho tiempo con él acaba quemándonos, pero aún así, sin él, no podríamos vivir.

Esa voz de la experiencia que debemos de escuchar más a menudo, de tener en cuenta y de valorar la riqueza de cada palabra que nos dicen. Ellos no lo sabrán todo, o quizás sí, ¿quién sabe?, pero seguro que saben más que nosotros, por lo tanto hay que mirar con orgullo y atención a nuestros mayores porque algún día no estarán y, quizás, ya sea demasiado tarde para prestarles atención.

Esa voz de la experiencia que debemos de escuchar más a menudo, de tener en cuenta y de valorar la riqueza de cada palabra que nos dicen. Ellos no lo sabrán todo, o quizás sí, ¿quién sabe?, pero seguro que saben más que nosotros, por lo tanto hay que mirar con orgullo y atención a nuestros mayores porque algún día no estarán y, quizás, ya sea demasiado tarde para prestarles atención.

¿Turistas o personas? ¿personas o seres humanos? ¿seres humanos u hombres y mujeres? ¿hombres y mujeres o seres vivos? En definitiva, todos animales, algunos más racionales que otros.

¿Turistas o personas? ¿personas o seres humanos? ¿seres humanos u hombres y mujeres? ¿hombres y mujeres o seres vivos? En definitiva, todos animales, algunos más racionales que otros.

Alambre.
Que no es lo mismo que decir Alhambra, ya sea por la cerveza o por el mayor monumento mozárabe de Andalucía, insignia de la grandeza del mundo musulmán en toda la Tierra. 

Alambre.

Que no es lo mismo que decir Alhambra, ya sea por la cerveza o por el mayor monumento mozárabe de Andalucía, insignia de la grandeza del mundo musulmán en toda la Tierra. 


Cuando eres niño todo te sorprende, haces mil y una cosas por primera y aunque las repitas parece que siempre son únicas, te entusiasma el ver llover, el saltar sobre un charco, el conseguir un caramelo por portarte bien y dar un paso tras otro mirando como tu madre te llama y te anima a que no decaigas y sigas caminando. Ese espíritu de niño, de la inocencia, la bondad, la incredulidad, esas ganas de vivir cada momento como si fuesen el último, jamás hay que perderlo.Hay que ser y sentirse siempre un niño pase lo que pase.

Cuando eres niño todo te sorprende, haces mil y una cosas por primera y aunque las repitas parece que siempre son únicas, te entusiasma el ver llover, el saltar sobre un charco, el conseguir un caramelo por portarte bien y dar un paso tras otro mirando como tu madre te llama y te anima a que no decaigas y sigas caminando. 

Ese espíritu de niño, de la inocencia, la bondad, la incredulidad, esas ganas de vivir cada momento como si fuesen el último, jamás hay que perderlo.

Hay que ser y sentirse siempre un niño pase lo que pase.